Mala suerte en Bilbao

Amanecía un buen día para competir en Bilbao, pese a que las predicciones vaticinaban lo contrario. Iba con ganas al Meeting que allí se celebraba este sábado, ya que se presentaba un cartel que supuestamente garantizaba una buena carrera para intentar mejorar marca y luchar por la mínima.

Pero por la tarde el tiempo se torció, y según se acercaba la competición, parecía ir torciéndose todo…

Diluviaba en el calentamiento, con la gorra calada y pasando frío alargue el calentamiento rutinario para prepararme lo mejor posible con esas condiciones. El agua parecía dar una tregua, no así el aire, pero con el grupo de carrera quizás eso no hubiese sido inconveniente. Calenté, y la verdad estaba teniendo buenas sensaciones, cuando momentos antes del disparo de salida comenzó a torcerse todo.

Me percate de que en la pista no había ni un solo cronometro, cosa que nunca había visto en un meeting, pero además a ultima hora, de 12 participantes en la serie A pasamos a ser 15, por lo que salimos a calle libre, y eso si que no lo había visto jamás. La salida fue horrible, empujones y un grupo con pocas ganas de correr.

La liebre salio rápida, y con ella se fue la atleta bahameña que vencería la carrera. Yo salí bien, pero cuando vi que el grupo se limitaba a mirarse la cara, decidí intentar seguir a la bahameña Neisha Bernard, ya que en un principio el ritmo de la liebre era de paso por el 400 en 59″. La verdad es que tenía muy buenas sensaciones, de un buen ritmo, pero aun así, no conseguía ponerme a rueda de Bernard, y eso me hacia pensar que yo estaba pasando por encima de un minuto por el 400. No oí ningún ritmo de paso, y el grupo de atrás venía lejos. En definitiva, hice 600 metros completamente sola intentando enganchar a la atleta que supuestamente iba al ritmo que a mi me beneficiaba, con aire y agua, una pista mojada que estaba muy dura además del frío. Al paso del 600 me empezó a pasar la cabeza del grupo perseguidor, en la ría, ya lo había hecho el grupo completo, me bloquee y terminé la carrera porque aunque sea andado, prefiero evitar las retiradas.

Al entrar en meta me dijeron mi paso por el 400, 58″, un ritmo suicida para ir sola, y es que la liebre había pasado en 57″ cuando debía hacerlo en 59″. Al no haber ningún crono, no fui consciente del ritmo. Pero además me enteré después de que Bernard había cambiado el ritmo de paso a 56″ sin que ninguna otra participante, ni siquiera el organizador, lo supiese y eso “reventó” la carrera.

Yo igualmente, aunque morí en la pista, prefiero haber tenido la sensación de darlo todo, de tener esas buenas sensaciones a esos ritmos hasta el 600, y pensar que solo me hace falta tener a alguien delante para realizar la marca que quiero. Quizás fui demasiado valiente, me pudo el corazón y el ímpetu, pero porque pensaba que Bernard iba a un ritmo mas asequible para mi. Al menos se, que si me hubiese quedado en el grupo, tampoco hubiese hecho marca personal… y bueno, quien quiere peces, se tiene que mojar…yo me pegue un chapuzón sin recompensa, pero ya se que no se me caerán los anillos la próxima vez que me toque remangarme.

2 comentarios en “Mala suerte en Bilbao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s