Entrena tu musculatura respiratoria

Si trabajas específicamente otros músculos que sabes que son importante en la carrera, pero no son las piernas… ¿Por qué no entrenas también los músculos respiratorios?

De hecho, ¿no crees que en largas distancias serán tan importantes como lo puedan ser tus brazos? Por no atreverme a decir más, ya que está demostrado que nuestros músculos implicados en la acción respiratoria se fatigan igual que el resto y esto puede exigir hasta un 16% del gasto cardíaco que no destinaremos a la musculatura esquelética (aquella implicada en el movimiento). Así que imagina, si los entrenases como haces con el resto de músculos implicados, conseguirías una mayor eficacia. Pero no solo para el entrenamiento nos es útil, sino que también es una herramienta en salud, para  mejorar la calidad de vida de pacientes operados, en casos de accidentes cerebrovasculares y el caso que aquí nos trae, la mejora del rendimiento.

Al final, parece que tengamos que incluir cada vez más cosas a nuestro entrenamiento para poder mejorar, pero es que llegados a un punto de trabajo, la mejora sucede en estas cosas que antes no trabajábamos y que cada vez nos hacen más ‘económicos’.

Si eres un runner nivel principiante, estás aún en esa fase de mejora rápida, en la que la curva sube de manera exponencial sin casi darte cuenta. Pero seguramente, muchos de los que lo leéis esto, estáis en esa meseta en la que ya nos hemos estabilizado en ritmos y marcas en la competición.

¡Sal de tu zona de confort! Has incluido un entrenador cualificado para tu planificación, has introducido trabajo de fuerza, la técnica de carrera es una rutina más en tu trabajo. Pues demos un pequeño paso para mejorar: aprende y mejora tu manera de respirar.

Pero…¿sabes respirar? Prueba en casa, a ver si eres capaz de realizar diferentes tipo de respiraciones: costal, diafragmática (o baja) o clavicular. Es decir, simplificando, que intentes realizar respiraciones conscientes en las que: solo ‘levantes’ la zona más próxima a la clavícula, solo expandas las costillas o ‘hinches la barriga’ únicamente.

ENTRENAMIENTO RESPIRATORIO

En cuanto al entrenamiento, digamos que hay dos maneras de abordarlo.

Por un lado encontraríamos los ejercicios de entrenamiento respiratorios específicos, como por ejemplo los hipopresivos que alguna vez os he enseñado en redes sociales, y que mejoran la resistencia de la musculatura inspiratoria y abdominal, así como la propiocepción de esta zona.

image00001Pero también encontramos ejercicios mediante el entrenamiento con dispositivos, que basan su principio en el trabajo de resistencia. Yo empleo este de Powerbreath® que adquirí en Biolaster (tenía que comprármelo rosa, sí), que ofrece resistencia a la entrada del aire y es regulable. Hay sistemas que se pueden utilizar durante el calentamiento de cada entrenamiento o antes de la competición , incluso durante el propio entrenamiento. Existen también máscaras para emplear en carrera, y otros sistemas, pero aquí os comento mi experiencia con este sencillo aparato, con el que realizo el entrenamiento dos veces al día, por la mañana y por la noche.

Lo primero es que es un utensilio muy práctico, simple y pequeño, que al final se nos llena la casa de cachivaches entre fitball, el balón medicinal, el disco de propiocepción, la esterilla, gomas… ¡Que tengo un piso!

El protocolo es también muy sencillo y pronto se notan las mejoras. Os simplifico el mío, que puede seros una referencia, pero no es un plan de entrenamiento como tal, ¿eh? Lo primero es familiarizarnos con el uso y la resistencia. Yo por ejemplo no empleo la pinza de la nariz, directamente me la tapo con la otra mano. La primera semana podemos hacer menos repeticiones, ya que seguramente hasta te marees el primer día, y podemos empezar con unas 20/25 inspiraciones forzadas, mañana y noche, con la resistencia mínima, o aquella que veamos que trabajamos muy fácil.

image00004Cuando ya está dominado, pasaremos a realizar 25/30 repeticiones en las dos sesiones diarias durante 6 días a la semana. Cada vez que veamos que ‘controlamos’ esa resistencia y nos resulta asequible: ¡Vuelta de tuerca y caña!

Seguramente al principio vayamos incrementando la resistencia más rápido, luego nos costará más. Este protocolo puede ser por ejemplo para 4 semanas, introducir una de descanso, o bajando de nuevo la intensidad, y repetir. Como cualquier entrenamiento, podemos jugar con las ‘cargas’, intensidades, ritmos de respiración…

Espero que os haya resultado interesante y si antes de probar, queréis demostración, os cuelgo un vídeo en Instagram, pero para eso… ¡tendréis que comentar! ꜜꜜꜜ

 

 

Rutina de ejercicios durante el embarazo y la dilatación

Me vais a permitir que hoy este post vaya dirigido a ellas. Sí, ellas, esas mujeres de nuestro entorno que concilian la vida laboral con la familiar, que tienen sus agendas sin huecos ni para un punto y que además saben de la importancia de una vida activa. Unos buenos hábitos de vida saludable son la mejor prevención para problemas de salud. Incluso con estos niveles de estrés actuales, tenerlos consiguen que al menos, aunque solo sea un punto y seguido, paremos el ritmo para dedicarnos unos minutos a nosotras.

Y es que en muchas ocasiones la falta de tiempo y obligaciones familiares, reduce nuestra actividad física. Para ello hay que buscar alternativas como hacer ejercicio en casa e incluso hacer partícipes al resto de la familia,  ya que conciliar nuestro entorno y el deporte puede ser una buena alternativa para aquellas mujeres que tienen que priorizar unos aspectos sobre aquellos que se encuentran relacionados con sus hábitos saludables. Este hecho se suele incrementar en el periodo del embarazo, donde el sentimiento de responsabilidad incorporado, hace que muchas mujeres se preocupen en hacer todo correctamente para el  crecimiento y desarrollo del bebé.

Por ello,  muchas se preguntan en este momento de sus vidas si empezar o continuar un programa de ejercicio físico resulta beneficioso para la salud de la madre y del hijo. La evidencia científica indica que el ejercicio en las mujeres sanas embarazadas tiene un papel importante en la reducción de la incidencia de complicaciones como la preeclampsia, la diabetes gestacional y el parto prematuro. Puede ayudar en el postparto, al facilitar la recuperación de la madre, además de que puede corregir problemas comúnmente asociados al embarazo, como son: excesivo aumento de peso, hinchazón en manos y pies, calambres musculares, varices, insomnio, fatiga y estreñimiento, además de poder mejorar la postura, la circulación, reducir el dolor de espalda y mejorar el estado de ánimo (Melzer. K,  2010).

Desde Divina Pastora me han encargado que os ayude a que saquéis unos minutos al día para que realicéis unos ejercicios muy sencillos que podáis trabajar en casa, a lo que también ayuda tener un buen seguro que te haga la vida más fácil. Además, Divina Pastora también os ayuda a través de su seguro de salud especialistas donde dan acceso a:

  • Los mejores especialistas sin listas de espera, para que puedas invertir tu tiempo en cuidarte, porque no tenemos tiempo que perder.
  • Asistencia primaria tanto en medicina general como en pediatría y puericultura y libre elección dentro del extenso cuadro médico para la asistencia de especialistas.
  • Contar con los medios de diagnóstico y terapéuticos más avanzados, tanto para ti como para tus hijos.  Entre otros servicios podrás contar, entre otros,   con tratamientos especiales de fisioterapia y  rehabilitación, que tan necesarios son para aquellos que corremos.

Volviendo a la rutina que me habían encomendado, hoy os traigo un contenido muy especial. Gracias a mi fisioterapeuta especializada en obstetricia, Laura Martín, y a la colaboración inestimable de María Sanz (por causas evidentes yo no sería la modelo más adecuada), comparto con vosotras una rutina de ejercicios dedicados a aquellas que estáis en estado de buena esperanza y que podéis realizar incluso en el último trimestre. De hecho, también os ayudamos con unos sencillos ejercicios para el momento de la dilatación.

Recordad que antes de comenzar, habrá que realizar un pequeño calentamiento. Al ser unos ejercicios muy sencillos, será algo muy suave: realizar movilización de cuello mientras realizamos respiraciones profundas (coger aire por la nariz y soltarlo lentamente por la boca), trazar círculos con los brazos continuando con la respiración profunda y movilizar la espalda (llevaremos la barbilla hacia el cuello, y bajaremos poco a poco a tocarnos la punta de los pies como si fuésemos una escalera: primero bajaremos el cuello, hombros, zona dorsal y lumbar).

RUTINA EJERCICIOS DURANTE EL EMBARAZO:

Habrá que tener en cuenta la semana en la que nos encontremos del embarazo, así como si hemos sido deportivamente activas o no, pero lo recomendable serán 2-3 series de 8 repeticiones de cada ejercicio.

  1. Tumbadas boca arriba, contraemos el suelo pélvico, con la sensación de sujetar al bebé. Cogemos aire por la nariz, y mientras lo soltamos por la boca, debemos ser conscientes de que mantenemos la contracción del trasverso del abdomen.
    • Una variante del mismo ejercicio, será que a la vez que soltemos el aire, contemos hasta 10, despacio y en voz alta
  2. Misma dinámica que en el ejercicio 1, pero en tumbadas lateralmente, en una posición que nos encontremos cómodas.
  3. En posición de cuadrupedia, en este caso debemos de tratar que por el efecto de la gravedad el bebé ‘no caiga’. Cuando cogemos el aire, realizamos un movimiento de anteversión de la cadera (llevamos el glúteo hacia el techo) y cuando espiramos realizamos el de retroversión ( llevando la pelvis hacia delante y perdiendo la curvatura de la espalda que habíamos provocado).
    • Pasaremos a la zona dorsal de la columna, y en este caso, al coger el aire, levantamos todo lo que podamos esta zona, sin mover la pelvis. Al echar el aire, recuperaremos la posición inicial.
  4. Este ejercicio resulta muy cómoda para las embarazadas, ya que nos colocaremos como en el ejercicio 3, pero en este caso dejaremos caer el peso sobre el fitball, al cual nos abrazaremos. Al inhalar realizaremos una extensión de la pierna, siempre controlando la pelvis, y al exhalar, la recogeremos hasta la posición inicial.
  5. Tumbadas lateralmente sobre la pelota, al coger el aire por la nariz, subiremos lateralmente el brazo que tenemos libre. Al terminar el movimiento arriba, regresaremos a la posición inicial, expulsando el aire con la glotis y boca abierta, mientras somos siempre conscientes de que mantenemos la contracción del suelo pélvico (esa sensación de ‘sujetar al bebé’ que hemos explicado antes).
  6. Una variante del ejercicio anterior, pero en este caso añadiremos un pequeño peso al ejercicio. María en este caso lo realiza con una pelota de 1kg, pero en casa podéis probar con un paquete de legumbres o algo de menos peso, según os sintáis de cómodas con la carga.

EJERCICIOS PARA EL MOMENTO DE LA DILATACIÓN:

Estos ejercicios serán ya para la espera en el hospital, y se realizan con la implicación de otra persona del entorno de la futura mamá.

  1. Como si un baile fuese, la pareja coloca las manos en la pelvis de la embarazada, y ayuda al balanceo de esta suavemente, mientras la mamá coloca los brazos por encima de los hombros y realiza respiraciones naturales.
  2. De pie, con la espalda apoyada en la pelota fitball (si tenéis en casa, es recomendable que os la llevéis al hospital), se realiza un balanceo lateral mientras la pareja simplemente ‘sujeta’ la tripa.
  3. La futura mamá sentada sobre el fitball, mientras que el acompañante hace lo mismo sobre la cama del hospital. La embarazada se deja caer, mientras la sujetamos con los brazos por debajo de la axila. Mientras el ayudante hace un poco de fuerza hacia arriba con los brazos, la mama se balancea suavemente sobre la pelota mientras respira de manera natural.

Espero que estos ejercicios os hayan parecido interesantes y útiles para vuestro hogar. Porque ya sabéis, el día solo tiene 24 horas y no podemos exprimirlo más. Seamos eficientes con el regalo del tiempo y quitémonos listas de espera, pero jamás salud. Hoy en día no tienes excusas: tu mejor seguro médico eres tú mismo.

Juguetes rotos

No pude evitar evocar esta manida expresión, cuando la semana pasada estaba presa del agobio y la angustia de una hora eterna dentro de la máquina de resonancia. Cual metáfora hiriente, el traqueteo secuencial se iba apoderando de mi cabeza, angustiando durante eterna media hora mi corazón.

Ahí estaba, en la misma camilla, pero diferente esta vez. Nunca me había dado esa fobia esta prueba médica, pero la alegoría de lo que sentía fue derrumbándome en barrena al torbellino de la situación. Llevo meses con una molestia referida, de la cual no sabemos el origen exacto y ni el tratamiento, y eso es lo peor. El bloqueo, la impotencia y el no poder actuar, yo que soy de acción. Me cuido, me cuido, trabajo, trabajo y también dejo de hacerlo cuando el bajar el ritmo es lo que más me puede beneficiar. Siempre he tenido un carácter marcado, ni renuncio ni reniego de él, pero también siempre he sido una alumna ‘disciplinar’, para bien y para mal, lo que me mandan, yo lo hago, hasta cuando puedo dudar. Así que si me dicen que este ejercicio me ayuda, yo que lo integro, lo mecanizo, lo machaco… todo lo que sea necesario para poder correr sin dolor.

Pero mientras yo nunca he abandonado mi disciplina, mi tesón, mi sacrificio e incluso lucho en muchas ocasiones por no hacerlo con la ilusión, sientes en estos momentos que son muchas otras cosas las que te abandonan a ti. Y es que llegan momentos o situaciones en las que muchos atletas, y supongo que a los deportistas en general, los quieren retirar o lo que suena peor: jubilar. No sabes por qué, lo que hace dos años era un referente ahora se vuelve en un indiferente. Lo que hoy era pan, mañana es hambre. Lo que ayer era apoyo, hoy es abandono.

Lo que antes era un referente ahora se vuelve en un indiferente. Lo que hoy era pan, mañana es hambre. Lo que ayer era apoyo, hoy es abandono.

Y así, tú, la misma persona, tienes que mendigar lo que hace nada se antojaba normal. Buscando favores y apoyos personales para luchar por seguir adelante. Así que vuelves a este aséptico lugar, al que te ha abandonado a esta vorágine de drama, sola con el acompañamiento melódico de un sonido que parece apuñalarte a no sé cuantos bites por segundo. Aquí piensas: ¿para qué?, ¿a quién le importa lo que me pasa? Porque el abandono de aquellos que no vivimos en esas key citie, que no residimos en un lugar de alto rendimiento, parece que estemos en el suburbio, a la suerte de que alguien nos reinserte en la alta competición.

dsc_1309-2

Asumo que esto es parte del juego, pero algunos deberían asumir que las piezas no dejan de ser personas. Y a veces una maquina no funciona, pero el ser humano te puede sorprender, y ser incluso mejor. No hay una fecha de caducidad, no se termina la garantía de un resultado. Quizá alguna marca deportiva se arrepienta de haber jubilado hace cuatro años a una campeona olímpica que hoy se siente más joven que nunca. Quién lo hubiera dicho… ¿verdad?

Quién no dice que además, el que se sienta arropado, terminará amando siempre a este deporte y luchará por él fuera del tartán. Formará una escuela, o trasmitirá sus valores, incluso simplemente cambie su rol: entrenador, presidente, educador… ¿no merece así la inversión? Por el contrario, el que se sienta abandonado y traicionado, no deseará engendrar en otros una semilla que sabe puede hacerles sufrir y desesperar.

Yo, por suerte o desgracia, he vivido tan cíclicamente los dulces y amargores de mi profesión, que vives en alerta incluso cuando las cosas van bien. Pero más en alerta aún cuando titubeas en llamarlo profesión, porque tu dedicación ya no tiene recompensa, y tu implicación no tiene posibilidad de la estabilidad que necesitas para mantener la mente y el alma dispuesta.

Y desde aquí, algo oscura y cabizbaja, solo intento trasladar esa parte que cuando vas a una charla, nunca se ve. Cuando siempre se afirma y reafirma el concepto del sacrificio del deportista, yo siempre intento hacer ver que ese está siempre, nunca se va. Está en el ADN del atleta, pero no solo en el que gana, sino en aquel que no desiste, que lejos de los focos sigue anhelando revivir lo que injustificadamente ha desaparecido. Así que, como muchas veces nos quedamos solos en la batalla, tenemos derecho a ‘jubilarnos’ cuando nosotros queramos y no cuando otros decidan. Solo os digo una cosa más: el asilo puede esperar, nos quedan aún muchas juergas en el tartán.  

Los fines de semana no son para descansar

¿Tu vida también te ha llevado a esta situación? Entonces eres de los míos: activos por excelencia. Y es que al final disponer de algo más de horario parece que nos lleve a aprovechar a hacer esas cosas que nos resultan posibles entre semana, aunque a veces no hay que olvidarse de echar el freno de mano y descansar.

Si estás de acuerdo hasta aquí, tengo un plan muy chulo el próximo fin de semana en Madrid. ¡Ojo! Que aunque sea organizado por una publicación femenina, no quiere decir que los hombres no sean bienvenidos, todo lo contrario (de hecho soy de las que sigue pensando que la ‘marea rosa’ debería abrir la participación masculina). Y es que el próximo 24 y 25 de septiembre se organiza el #GlamourSportSummit, que tiene una gran ventaja: aglutina en un gran espacio charlas, talleres y workouts. Todo un pack que nos hará aprovechar bien el tiempo, aunque será difícil que puedas ir a todo, porque algunas cosas coinciden y tendrás que elegir. (Tienes toda la agenda del evento aquí).

dsc_1388

Yo no me lo pierdo y tendré la oportunidad de acompañaros en varias actividades que Adidas organiza dentro de todo lo que hay. Por la mañana temprano iremos, tanto sábado como domingo, con Chema Martínez a correr, pone que es running avanzado (miedo le tengo a este loco que no piensa…sino que corre) así que habrá que ir bien equipado. Estamos cerquita del Templo de Debod y parque del Oeste, por ahí ira nuestro destino.

dsc_1110

csc_0074Pero además, si queréis, ya que lamentablemente me estoy volviendo una experta por mis problemas de espalda, impartiré un taller de core, que tan útil y beneficioso resulta a los corredores. Pero como no solo os voy a machacar, os enseñaré el apaño que el roller foam nos puede dar después de entrenar.

dsc_1266

Encontraréis interesantes charlas de nutrición, clases de yoga, de bike y muchas conferencias. Algunas tan interesantes como aquellas que hablan sobre material técnico, sobre la prevención de lesiones o la, por fin, reconocida psicología deportiva. Como veis un sinfín de opciones a cual más apetecible. Lo que vale la entrada ya está amortizado con el welcome pack, aunque también hay zonas de acceso libre. Espero poder desvirtulizaros a muchos por allí, pero sobre todo: no olvidéis vuestras zapas.

dsc_1251

 

Septiembre, qué bonito eres

El mes ha empezado oficialmente, pero parece que hasta mañana el mundo no retoma su ritmo normal en este país (menos para los políticos, que parecen llevar su propio ritmo). Esta semana comienza el curso escolar, ya son más aquellos que han disfrutado de las vacaciones que quienes quedan por hacerlo. Y como no, el gimnasio está más lleno que el día de los propósitos del año nuevo.

Y es que para muchos quizá septiembre sea el verdadero enero, a mí por lo menos me parece más importante (y seguramente a muchos atletas les ocurra igual). Para mí, que cuento y recuerdo la vida por temporadas y no por años naturales, es uno de mis meses favoritos. Haya sido bueno o malo el anterior curso deportivo, empiezas de nuevo con ganas y es como la nueva agenda en blanco que siempre estreno: nuevas citas, nuevos horarios, nuevos retos, nuevos sueños…todo ello aún sin límites marcados.

Para mí, que cuento y recuerdo la vida por temporadas y no por años naturales, es uno de mis meses favoritos

Disfrutar de esa ilusión es propio de este mes, el que se reconoce por los libros sin estrenar para los niños, en el que aún puedes ir a tomar algo a una terraza después de trabajar, en aquel que estrenas zapatillas y no hace tanto calor para rodar. Septiembre siempre ha tenido ese aura especial, quizá porque más que nunca me he empeñado en que me merezco volver a disfrutar. Por ello en tan solo cuatro días me ha dado tiempo a comenzar la nueva temporada, a tener agujetas, a encontrarme bien y a sufrir de nuevo esa parestesia en el cuádriceps al competir. Pero solo el poder haber sufrido, disfrutado, trabajado y luchado en este arranque de mes, me refuerza en mis propósitos para mi nuevo año y me recuerda mi trabajo: empezar a ocuparme y dejar de preocuparme. Sin más expectativas que las que me lleven a disfrutar, mi deber es seguir trabajando para recuperar mi espalda, ver a más  especialistas o lo que haga falta. Porque en el giro que he impulsado, sé que la inercia es más que buena y hay que ayudar a que así siga.

Así que me he planteado una serie de propósito para que todo el engranaje funcione mejor. El primero recuperar la puntualidad, no querer estirar el tiempo en hacer más cosas, aquellas que haga deben tener su importancia y por ello se merecen ese respeto que el frenesí me lleva a olvidar. Eso también me ha hecho ver la necesidad de reservarme un tiempo a mí, a quererme y mimarme, y dejar que también lo hagan los demás. A seguir aprendiendo, ya sea estudiando, entrenando, trabajando o simplemente viviendo. Que tú que me lees me acompañes en ello será todo un privilegio y un honor que compartas conmigo cuales serás los tuyos.

Huele a asfalto, empieza a verse de cerca el cross y anhelo el calor del indoor. Septiembre: qué bonito eres. 

Nueva York a golpe de zapa

Y es que no hace falta que seas corredor para saber que la gran manzana necesita de un calzado cómodo para visitarla. Yo no había estado por aquí desde que vine a participar en los Millrose Games de pista cubierta hace ya cuatro años…un periodo olímpico, qué casualidad.

Lamentablemente tocaba despejar la mente y aprovechar que por una vez iba a poder viajar en agosto, ya que normalmente en este mes suelo estar inmersa en competiciones, así que qué mejor ocasión para volver a esta ciudad tan especial y tan buenos recuerdos me traía. Seguramente muchos de vosotros tengáis planificado visitar también este destino tan recurrente, si no ahora en vacaciones, para el próximo otoño y su famoso maratón.  Os voy a dejar unas cuantas actividades de esas que tanto nos gustan: las gratuitas. Y es que en la ciudad de los rascacielos aún podemos disfrutar de grandes opciones sin tener que gastarnos dólares, sobre todo en verano.

LAS MARAVILLAS DEL SUMMER EN NY

La primera sugerencia, teniendo en cuenta quien escribe, no podía ser otra: correr por Central Park.  Creo que es la manera más bonita de disfrutar de este bonito entorno. Además, si tenéis la suerte que tuvimos nosotros, en agosto (los tres primeros fines de semana del mes), los sábados cortan desde las 9 de la mañana hasta las 13, todo Park Avenue desde el parque hasta el puente de Brooklyn: 7 millas para disfrutar del privilegio de que corten el tráfico para que la gente pueda pasear, correr e ir en bici. Además de conciertos y actividades. Para este año ya llegamos tarde, que acababa el 20 de agosto, pero para la próxima vez, tomad nota: Summer Street.

Pero además de correr, el ambiente de este verde pulmón es genial en la época estival. Todo coordinado, los coches y calesas tienen sus carriles, al igual que los corredores y viandantes. Llévate una toalla y busca cualquiera de las zonas que tiene con campo de béisbol. Disfruta de este deporte en pequeña dimensión. Si te gusta la música, tenemos también el Summer Stage con un montón de actividades gratuitas de todo tipo (hay entrenamientos de iniciación al atletismo para niños), alguna de ellas se sitúa también en Central, así que organiza tu agenda y aglutina todo un día en este maravilloso entorno. Si vais para el maratón, la mejor zona para correr, desde mi punto de vista, es alrededor del lago de Jacqueline Kennedy. Tiene un perímetro de unos 2.5 kilómetros. Lo más importante, de lo poco llano que encontrarás en el parque y además es de tierra. Lo malo, en verano será difícil ir sin esquivar turistas.

IMG_7693.JPG

Naturaleza con un fondo arquitectónico impresionante

Pero si quieres ir un nivel un poco más pro, te ofrezco un marco espectacular para que hagas series. Una pista de atletismo nueva y gratuita, con unas vistas increíbles: el nuevo estadio de los NY Yankees. Claro está, aquí también tendrás que esquivar a personas, pero en este caso vecinos del Bronx con un increíble respeto a las velocidades de entrenamiento.

DSC_0810.JPG

De correr por el puente de Brooklyn olvidaros, solo apto paseando. Demasiados turistas y bicis a toda mecha. Pero este es un sitio para pasear sin prisa, disfruta del entorno y sus vistas. ¿Queréis otro sitio para pasear? El parque High Line, una antigua vía de metro reconvertida en un paseo de altura.

MÁS ALLÁ DEL RUNNING

Pero como solo de correr viven nuestras zapas o sneakers, ya que estamos en modo americanito, también podéis disfrutar de un paseo gratis en Kayak. Hay que salir de Manhattan, pero tan solo debemos cruzar a Brooklyn. En Red Hook Boaters está toda la información de los paseos, que suelen ser jueves y domingos.

A nivel cultural, el MOMA es gratis los viernes por la tarde, aunque ármate de paciencia para entrar… y luego no esperes disfrutar de las obras con tranquilidad. Está tan lleno de gente que alguna sala parece más un bar. Varios museos cobran una entrada entre 25/30 dólares, pero admiten un pago menor bajo la premisa ‘donation’.

Si coincides un domingo en la ciudad, ve a Harlem a disfrutar de una curiosa misa góspel. ¿Un consejo? Varias iglesias tienen el mismo servicio el miércoles y no hay turistas. Cuando estuvimos nosotros éramos 300 personas para poder entrar, aunque ellos ya lo tienen organizado para que si no puedes entrar a la capilla, lo veas desde unas teles en una sala adaptada.

DSC_1039.JPG

Para finalizar un must, visitar la Estatua de la libertad desde el ferry gratuito que va hacia Staten Island. Unas preciosas vistas al Downtown y a este monumento. En una hora ida y vuelta y otro ‘hecho’ en la lista.

Cine al aire libre en Bryant Park, muy a lo película americana y autocine, tours gratuitos en Central Park, torneos de ping-pong, yoga todas las semanas, y muchas cosas que me dejaré… Como veis hay bastantes opciones para disfrutar de Manhattan y sus cinco condados, además de las visitas obligadas. Tantas que seguramente no os dé tiempo a hacerlas todas y lamentablemente, tengas que volver. Pero sí, va a tocar patear, patear mucho. Las tiradas largas nada tendrán que envidiar a los 20 kms que harás caminando cada día en esta ciudad. Porque tienes que andar para poder disfrutarla de verdad.

DSC_0942.JPG

Espero que os haya gustado la entrada y os invito a que compartáis aquellas actividades gratuitas que vosotros conozcáis. Y cómo no: I ♥ NY

DSC_0749.JPG

Como en el entrenamiento, el descanso también es importante. Tómate un descanso y disfruta tu entorno

CaNOes de belleza

Tenía otras líneas preparadas, pero últimamente no hago más que leer noticias que me dejan ojiplática sobre ciertas modas que se están extendiendo en las redes sociales. Yo muchas veces no me entero por este medio, sino por los ecos de la prensa o revistas de moda, y me asusta ver el monstruo en el que se puede convertir el culto al cuerpo.

Seguramente me conocéis si habéis llegado aquí, si no, me presento. Me llamo Isabel, llevo practicando atletismo desde los nueve años y dedicándome, cada vez con más plenitud en mi vida, a este deporte. Pese a haber sido olímpica, pese a ver conseguido medallas de diferentes colores en los nacionales y llevas 22 años corriendo, hasta este año ni siquiera había empezado una dieta, que ni siquiera ha sido restrictiva para adelgazar, solo buscaba una ingesta más saludable.

Para más señas os diré que mido 165 cm y peso 50 kilos, y aunque en la actualidad mi porcentaje de grasa suele estar en un 11%, no siempre ha sido así. Cuando era adolescente no estaba ‘tan’ fibrada, sino que poseía mas redondeces que muchas veces me agobiaban ocultar tras las mínimas equipaciones con las que solemos competir. Sin embargo, cuando salía con mis amigas siendo adolescente, me ocurría a veces lo contrario… lo que para unos cánones era demasiado, para otros era escaso. Algún chico me decía que tener ‘este brazaco’ era feo, o que cómo chico no podría ver bonito una chica con más abdominales que él; No había redes sociales, pero si mucha sociedad con ganas de hundirte en sus redes.

Como adolescente era complicado gestionar la dualidad de mi vida, así que no me quiero imaginar el conflicto que puede generar las peligrosas modas de las que os hablo, hoy en día. Que alguien me explique quién decide que debo llegar a tocarme el ombligo pasando la mano por detrás de la espalda. Qué medida legítima es el ancho de un teléfono para valorar el tamaño de mis rodillas o que el límite de mi cuerpo es un A4. Quién decide ahora que la línea alba debe ‘partir’ tus abdominales. Yo por ejemplo, ni siquiera tengo línea alba, de hecho mis abdominales no son ni simétricos…

Lejos estoy de tener un cuerpazo, ojalá midiera más, ojala mis piernas fueran más alargadas… que más me da. A mí me gustan, mis defectos me hacen personal y mi físico es simplemente el reflejo de mi dedicación ‘profesional’ (aunque no el reconocimiento como tal). Hoy tengo la suerte de que este modelo de cuerpo se lleva, hace 15 años no era así y yo sufría por otras maneras de medir.

Con esto solo quiero un fin,  mujeres imperfectamente perfectas. Provoquemos la viralidad de la ‘chica del bañador verde’, que las redes sean brújula y no horca, que siga la tendencia saludable y no tóxica.

RWWPORTADA36756

Fotografía de Edu García para Runner’s Woman